Los puntos de fijación del parachoques del Chevrolet Tracker de segunda generación (1998-2004) son casi los mismos que los del Suzuki Vitara (1998-2005)